Qué es la Dieta Mediterránea?

La Dieta Mediterránea no es solo un patrón alimentario que combina productos locales cocinados en recetas ancestrales con la práctica de ejercicio físico moderado.
Es una herencia cultural transmitida de generación en generación desde hace muchos siglos. Abraza a todos los pueblos de la cuenca mediterránea y está constituida por paisajes, cultivos, mercados, elaboraciones, espacios y gestos culinarios, sabores y perfumes, colores, tertulias y celebraciones, innovación y tradiciones.

Ha ido evolucionando, incorporando nuevos alimentos y técnicas fruto de la capacidad de mestizaje de los pueblos que conforman la cuenca. Se trata entonces de un patrimonio cultural vivo.

Cuando hablamos de la famosa trilogía “trigo, vid y olivo”, de las legumbres, las verduras y frutas, del pescado, quesos y frutos secos, hay que añadir un condimento esencial, quizás un ingrediente básico: la sociabilidad.
La frase de Plutarco: “Los hombres no nos sentamos a la mesa para comer, sino para comer juntos”, ilustra la amplitud del concepto. Los alimentos no son meros nutrientes. Convocan. Si bien cumplen una función nutritiva, satisfacen sobretodo placeres.

La Dieta Mediterránea se caracteriza por la abundancia de alimentos vegetales (pan, pasta, arroz, verduras, hortalizas, legumbres, frutas y frutos secos); el empleo de aceite de oliva como fuente principal de grasa; un consumo moderado de pescado, marisco, aves de corral, productos lácteos (yogur, quesos) y huevos; el consumo de pequeñas cantidades de carnes rojas y aportes diarios de vino consumido generalmente durante las comidas.

Su importancia en la salud no se limita a que sea una dieta equilibrada, variada y con un aporte nutricional adecuado. A los beneficios de su bajo contenido en ácidos grasos saturados y alto en monoinsaturados, así como en carbohidratos complejos y fibra, hay que añadir los derivados de su riqueza en sustancias antioxidantes. La suma de todos estos factores la convierten en una dieta que reduce la incidencia de enfermedades coronarias.

En la actualidad, y coincidiendo con un impactante aumento de la obesidad en la población española, se da un progresivo abandono de la dieta Mediterránea, reemplazada por nuevos hábitos y costumbres alimentarias poco saludables.
Obesidad, hipertensión, enfermedades cardiovasculares y diabetes corren junto al abandono del estilo de vida mediterráneo.

Deberíamos retomar los principios de la dieta Mediterránea para mejorar nuestra salud y bienestar. Qué opinas?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Hábitos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s