De qué nos nutren los nutrientes?

Hoy les propongo hacer una “vuelta al cole” y refrescar ciertos conceptos básicos a la hora de hablar de nutrición.
Nutrir es incorporar a nuestro organismo las sustancias necesarias para su funcionamiento y regeneración a través de los alimentos.
Como definición es clara y concisa. Pero … con qué debemos nutrir a nuestro cuerpo? Qué necesita?

Veamos las funciones básicas que cumplen esos nutrientes:

  • Nutrientes plásticos

    Necesarios en células, tejidos, músculos, huesos, órganos, etc. Son de base proteica y su función es la de construir y reparar. Recordemos que por más que seamos adultos, nuestro cuerpo está permanentemente regenerándose, así que la construcción y reparación es necesaria, aunque en menor medida que en la infancia o adolescencia.

    • lácteos
    • pescado, carne y huevos (proteínas de alto valor biológico, hierro, minerales y lípidos)
    • legumbres, frutos secos y cereales (proteínas de bajo valor biológico)
  • Nutrientes energéticos

    Son los que nos brindan la energía para mantener las funciones vitales del cuerpo, el funcionamiento de los órganos (incluído el cerebro, claro!) y realizar las tareas cotidianas. Nos los proporcionan tanto los hidratos de carbono como los lípidos.

    • cereales, patatas y legumbres (hidratos de carbono complejos o de lenta asimilación)
    • frutas (hidratos de carbono simples)
    • alimentos grasos como la mantequilla, el aceite, nata y frutos secos (consumidos con moderación, nos aportan ácidos grasos esenciales y vehiculan las vitaminas liposolubles -A, D, E y K)
  • Nutrientes reguladores

    Son los que permiten las reacciones metabólicas necesarias para el correcto funcionamiento del cuerpo. Los encontramos principalmente en frutas, verduras y alimentos proteicos.

    • vitamina
    • minerales
    • agua
    • fibra
    • antioxidantes
    • proteínas (necesarias para la síntesis de hormonas y enzimas)

Como verás, los tres tipos de nutrientes son necesarios para el buen funcionamiento del organismo, y su aporte debe ser equilibrado, ya que no nos sirve de mucho tener demasiados elementos plásticos sin los reguladores, por citar un ejemplo. Este desajuste provoca pequeños “fallos” que luego se irán magnificando y repercutiendo obviamente en nuestra salud. En un primer momento, cualquier alteración de este equilibrio no es perceptible externamente, pero si los malos hábitos alimentarios mantenidos en el tiempo refuerzan esta descompensación, nuestra salud se verá afectada a corto plazo.

Para mantenernos sanos es recomendable y fundamental tener una dieta rica, variada, sin carencias y equilibrada. La clave es comer de todo y en su justa medida, teniendo en cuenta nuestras propias necesidades. En próximos posts desglosaremos cada uno de estos nutrientes, en este particular regreso a las aulas!Te invito a revisar un poco tu alimentación cotidiana … notas que hay prevalencia de algún tipo de nutriente sobre otro? De cuál? Te tientan más unos que otros?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Hábitos, Salud, Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s